Banner Publicaciones

Testimonio del mes

Hyun-suk Kim / Gwang-ju, Kyungki-do

Lo único que me sostenía en medio de estar cuidando a mis hijos y a mi esposo por mí misma, fue la Palabra de Dios a través del TcDVV.

OCTUBRE 2013

OCTUBRE 2013

Jueces 13-21

Jueces 13-21

Dios obra por medio de jueces en una época de corrupción

Sansón fue elegido para ser “nazareo a Dios”, pero cayó en la perversión de su tiempo, enamorándose de mujeres paganas. Sólo cuando el Espíritu de Jehová venía sobre él, vencía a los filisteos. El pueblo no reconocía a Dios como su Rey, y “cada uno hacía lo que bien le parecía”.   

Nacimiento de Sansón y su crianza como nazareo (13:1-25)            

Como todos los israelitas, Manoa sufría constantes ataques de los filisteos. Él no tenía hijos. Y un ángel de Dios anunció a su esposa que tendría un hijo y debía criarlo como nazareo consagrado a Dios desde su nacimiento, pues él comenzaría a salvar a Israel. La madre debía cumplir requisitos nazareos durante la gestación de su hijo.

Mujeres estériles

En el Antiguo Testamento, muchas mujeres fueron estériles, sintiéndose miserables al no tener hijos. Pero Dios manifestó ser el autor de la vida, pues llegaron a ser llamadas ‘madre’ de Israel.   

Sansón se involucra con mujeres paganas (14:1-16:22)           

Sansón luchó contra los filisteos, pero amaba mujeres filisteas. Contra la voluntad de sus padres, se casa con una mujer de Timnat, busca una ramera de Gaza y se enamora de Dalila, quien descubre de dónde proviene su fuerza. El Espíritu de Dios venía sobre Sansón. Pero, él no tenía discernimiento y descuidó el llamado de Dios. Nunca pensó que le quitaría su fuerza. Sansón era egoísta e impulsivo cuando pensaba que algo era correcto. Su motivación para pelear no era su fe, sino su deseo por las mujeres. Sus acciones reflejaban la falta de compromiso de Israel con su fe, pues iban tras dioses paganos. Aunque había sido escogido por Dios, se involucraba con el mundo, e incumplía los votos nazareos. Aun así, Sansón glorificó a Dios, al final de veinte años de paz en Israel. 

La muerte de Sansón (16:23-31)       

La caída de Sansón se debió a su amor por mujeres incorrectas como Dalila, que amaba más el dinero (vv. 4-5) y lo traicionó varias veces. Aun así, él no pudo dejarla y terminó revelándole el secreto de su fuerza. Los filisteos lo hicieron su esclavo y le sacaron los ojos. Recién entonces, entendió que su fuerza provenía de Dios, y le pidió que se las diera por última vez, para morir causando la muerte de miles de filisteos.      

¿Quiénes eran los filisteos?

Era un pueblo proveniente de Caftor, de las Islas de Creta (Jer. 47:4, Am. 9:7). Pelearon contra Egipto y se instalaron en las costas del Mediterráneo, fundando ciudades importantes. Transmitieron a la civilización de Canaán la cerámica, armas y metalurgia. Adoraban a Dagón (Jue. 16:23, 1 S. 5:1-7), a Astarot (1 S. 31:8-10), y a Baal-Zebub (2 R. 1:2).         

Micaía y el sacerdote levita (17:1-18:31)            

Micaía y el levita reflejan la corrupción de Israel. Micaía roba a su madre. Cuando ella maldice, él le devuelve el dinero y ella manda a hacer ídolos. Micaía toma a un levita forastero como sacerdote para su familia, pensando que así sería prosperado.

Unos espías de la tribu de Dan pasan por ahí. Al preguntar por la voluntad de Dios, el sacerdote levita les responde. Cuando viene el ejército de Dan, toman los ídolos y el levita va con ellos, como sacerdote de su tribu. Ellos toman la ciudad de Lais y se establecen, ubicando los ídolos para adorar. Habían olvidado el mandato de Dios de ‘no hacer ídolos’. Se quedaron con el sacerdote y los ídolos de Micaía, porque querían una ‘persona espiritual’ y los ídolos. El levita, buscando poder y dinero, fue contratado por la tribu de Dan y les decía lo que querían oír.

La concubina del levita (19:1-30)            

Un levita forastero tomó por mujer a una concubina. Pero ella se fue, luego de serle infiel. El levita la busca y convence de volver. A mitad del camino, pasan la noche en Gabaa de Benjamín, donde un anciano los hospeda. Pero hombres perversos rodean la casa pidiendo que el levita ‘saliera para conocerle’. El anciano ofrece a su hija y a la concubina, pero ellos insistían. Atemorizado, el levita les entrega a su concubina quien es brutalmente violada y muere. El levita lleva su cuerpo, lo parte y lo envía a las doce tribus de Israel.

Guerra civil de Israel y mujeres para los benjamitas (20:1-21:25)            

Sin arrepentirse, la tribu de Benjamín hizo guerra contra Israel. Estos claman por la ayuda de Dios, quien les concede la victoria final. La tribu rebelde es casi exterminada, excepto 600 hombres. Israel hiere a espada a los de Jabes-galaad, pero deja 400 mujeres jóvenes con vida, para los 600 sobrevivientes benjamitas, dándoles permiso para tomar de las hijas de Silo, a los que quedaron sin mujer.

 

Es un tiempo marcado por la maldad de Israel, con mucha violencia, perversidad y decadencia moral en el pueblo de Dios: una mujer adultera, hombres son adictos al sexo, un hombre entrega a su esposa para salvarse, un pueblo comete genocidio. El pueblo sufría decadencia moral porque al olvidarse de Dios, “cada uno hacía lo que bien le parecía”.                                              

Riquezas de mi devocional

El reposo es un deber,  no una opción

El reposo es un deber, no una opción

Dios reposó luego de la creación. El reposo allí se refiere al descanso luego de la obra de la creación y el trabajo. El reposo como descanso tiene más sentido hoy en día, en un mundo tan ocupado y complicado. En realidad, las características del reposo n

Dios reposó luego de la creación. El reposo allí se refiere al descanso luego de la obra de la creación y el trabajo. El reposo como descanso tiene más sentido hoy en día, en un mundo tan ocupado y complicado. En realidad, las características del reposo no son pertinentes para el mundo actual, que afirma que “el tiempo es oro”. Sin embargo, esto es cuando pensamos erróneamente en el descanso como algo propio de uno. El reposo al que se refiere la Biblia no es un problema mío, sino es el problema de la relación con Dios.

La madre de los fundadores de la iglesia metodista John y Charles Wesley, Susana Wesley, no tuvo una vida fácil. Tenía 19 hijos, y su esposo Samuel Wesley complicaba aún más la vida doméstica con sus recurrentes deudas. Pero, incluso en esas situaciones, Susana mantuvo una profunda relación con Dios. En su libro “El viaje”, el teólogo protestante Alister McGrath escribe acerca de ella: “No era fácil encontrar un espacio para entregarle a Dios, en medio de una vida de tantas ocupaciones y preocupaciones económicas. Sin embargo, Susana creía firmemente que el ejercitarse en dedicarle un tiempo a Dios, en medio de esa atareada vida, era la esencia de la satisfacción individual y la tranquilidad espiritual”.

El secreto de la supervivencia espiritual de Susana estaba en cederle un espacio a Dios en medio de la difícil situación, por medio del reposo, y experimentar a Dios en esa situación. Pasar un momento de descanso con Dios es esencial para el cristiano, es la alegría en sí y nos permite servir mejor a Dios.

[La historia del nuevo acompañamiento que experimenta la realidad del poder]/ O Jeong-hyeon

Otras Publicaciones

Términos y Condiciones | Mapa del sitio Tiempo con Dios es Vida Viva @ Todos los derechos reservados 2011-11-17 Calle 101a # 47a - 17, Bogotá, Colombia T. (571) 7426738 / 314 -3346715 / 310 - 3344407 tcdvv@durannolatino.org